Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Alimentación saludable durante la menopausia

Dra. Ana Catalina Miranda Carranza*

La menopausia en la mujer no es una enfermedad, es un hecho biológico y natural; es una época de cambio y las medidas preventivas permiten mejorar notablemente la calidad de vida.

Los cambios que experimentan las mujeres durante esta etapa del ciclo de la vida son de tipo hormonal ya que se da una disminución gradual de algunas hormonas; estos cambios empiezan alrededor de los 45 años y duran en promedio entre 4 y 6 años, concluyendo un año después del cese del periodo menstrual.

Un buen estado de salud puede ayudar a disminuir el impacto de los síntomas que acompañan a la menopausia y de los factores de riesgos asociados, por lo que una alimentación balanceada y estilos de vida saludables son pilares importantísimos para mantener un buen estado de salud.

Cambios que atraviesa la mujer durante la menopausia:
A nivel fisiológico: por la disminución de estrógenos la persona siente sofocaciones, irritabilidad ó ansiedad.

Aumento del peso corporal: el metabolismo se hace más lento pero también muchas mujeres se vuelven más sedentarias durante esta etapa. Si la persona se mantiene activa físicamente y tiene una alimentación adecuada en calorías no habría razón para aumentar de peso.

Riesgo a desarrollar enfermedades: Durante la menopausia se presentan una serie de cambios hormonales que pueden desencadenar factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades como la obesidad (por consumo aumentado de calorías y/o sedentarismo), las dislipidemias (aumento del colesterol total, LDL y triglicerios y disminución de las HDL) y enfermedades del corazón), la hipertensión y la osteoporosis.

Recomendaciones para lograr un adecuado estado de salud durante la menopausia:

 

Alimentación saludable: 
Consumo adecuado de lácteos bajos en grasa o descremados (yogurt, queso blanco y leche descremada).

Consumo adecuado de frutas y vegetales que son ricas en vitaminas, minerales y fibra.

Evitar el consumo de alimentos altos en grasa saturada y colesterol (mayonesa, frituras, natilla, queso crema, etc).

Consumir granos enteros (integrales).

Evitar el uso de azúcar y de alimentos fuente de azúcar (repostería, gaseosas, dulces).

Actividad física: realizar ejercicio cardiovascular (caminata, bicicleta, natación, baile), 30 minutos mínimo por lo menos 3 veces a la semana.

Beneficios: ayuda a mantener un peso corporal adecuado, a prevenir la osteoporosis, a mejorar el perfil de lípidos, a liberar estrés, etc.Evitar el consumo de licor y cigarrillos.

Mantener un peso corporal adecuado: para lograr esto es necesario llevar una dieta balanceada y saludable, además realizar actividad física.

Por otro lado, en la actualidad existe controversia si durante esta etapa se debe usar o no terapia de reemplazo hormonal, ya que se ha relacionado con riesgos para la salud. A raíz de esto se han propuesto otras alternativas como lo es la utilización de fitoestrógenos (isoflavonas) que son sustancias naturales precursoras de estrógenos encontradas en algunos alimentos (proteína de soya, leguminosas, centeno, algunas frutas y vegetales).

Entre los beneficios que se han encontrado es que disminuyen los síntomas del síndrome premenstrual, disminuyen los calores, evitan la sequedad vaginal y de la piel, previenen la osteoporosis y protegen contra enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.


*Licenciada en Nutrición | Código 362-10
Facebook centrodenutricionlarisapaez | 2223-1717

 


blog comments powered by